el RESTAURANTE

Tradición e innovación

la HISTORIA

"Gastronomía y viticultura se unen donde se encuentran los caminos para fortalecer una trayectoria"
01 Una apuesta por la excelencia

En el año 2017 y fruto de los años de conocimiento transmitido por el legado familiar, Pedro Ruiz Aragoneses -director general de Alma Carraovejas– lanza una apuesta gastronómica de primer nivel dentro de la propia bodega.

Ambivium busca algo diferente y diferenciador,  que posicione no solo al restaurante sino a la zona como un destino propio en el que la gastronomía de vanguardia basada en el producto, se conviertan en la seña identidad.

El restaurante nace con una filosofía muy apegada a la tierra; a los productos de kilómetro 0, a la estacionalidad de sus elaboraciones y al contexto en el que está enmarcado: la propia bodega Pago de Carraovejas y, por supuesto, al terruño. Para ello, Ambivium dispone de su propio huerto ecológico que nutre de verduras, hortalizas, especias y aromáticas al restaurante y que se sitúa a escasos cincuenta metros de los fogones. Más allá, el producto local y la selección de la mejor materia prima del mar y la tierra son la bandera del restaurante: sin artificios y homenajeando en todo momento su sabor más puro.

Un producto que alterna su protagonismo con la parte líquida buscando crear sintonías perfectas para quien se sienta a la mesa. Composiciones melódicas a través de un recorrido por la geografía mundial en forma de botella. Un homenaje rotundo y sincero al mundo del vino.

Siguiendo la filosofía de Alma Carraovejas: “Crear experiencias inolvidables en torno al vino, apostando por proyectos singulares en busca de un propósito superior, con el compromiso de construir un legado único”, Ambivium es la armonía perfecta para completar una experiencia de 360 grados en el que el cliente es el centro.