Hoy cumplimos cuatro años desde que allá por 2017 Pedro Ruiz apostara por Ambivium como la propuesta gastronómica de Alma Carraovejas. Cuatro años pueden parecer poco, pero para nosotros ha sido un período repleto de trabajo, ilusión, aprendizaje, experiencia, pasión, aventura… ha sido un tiempo de momentos compartidos que perduran en nuestra memoria y que valoramos enormemente porque el tiempo es el mayor de los tesoros. 

Echamos la vista atrás y contemplamos aquel primer atardecer desde la terraza de Ambivium, con el castillo de Peñafiel en el horizonte; acariciamos la nueva vajilla, las copas, la mantelería y los uniformes; recordamos el olor de las primeras elaboraciones saliendo de la cocina; evocamos el sonido de los pasos de los primeros comensales, de las sillas al sentarse en nuestras mesas; y cómo no, degustamos el sabor de estrenar un proyecto tan ilusionante, que no nos imaginamos que nos daría tantas alegrías.

Pronto empezaron a llegar las primeras armonías, los cócteles, los eventos, el equipo comenzó a crecer. Y fuisteis llegando de varios rincones, esperando encontrar algo diferente; y seguimos ideando nuevas propuestas, que salían de nuestro Laboratorio de Armonías. Los productos de cercanía continuaban llenando nuestros platos, y vinos de todo el mundo, nuestras copas. Vosotros nos dabais más y más razones para celebrar; las imágenes para el recuerdo se iban sucediendo, con viajes por toda la geografía, cambios en la sala, más atardeceres…

El tiempo iba pasando y Ambivium iba creciendo, sumando, cumpliendo sueños en forma de reconocimientos, como el de Establecimiento Revelación en los Premios Maestros Hosteleros, Mejor Carta de Vinos según los International Wine Challenge, o el Sol Repsol. Y para despedir el inusual año 2020 recibimos la noticia de nuestra primera Estrella Michelin. Así empezamos el este año, con las miras puestas en más retos, creando nuevas armonías, conociéndonos un poquito mejor y formándonos; aprovechando el tiempo para poder ofrecer la mejor experiencia a todos los que nos visitáis. 

En 2021 hemos vuelto a los fogones y acogido a nuevos compañeros en el equipo, con amigos y comensales que esperaban pacientemente venir a visitarnos. Y lo hemos hecho con la misma ilusión, cariño e intención que cuando empezamos, pero con más energía, emoción y pasión que nunca. Las estaciones siguen pasando por nuestro huerto ecológico, y el tic-tac sonando junto a nuestro cocodrilo de Nunca Jamás.

Gracias a todas las personas que han estado cerca de nosotros apoyándonos, a nuestra familia, a las personas han formado parte del equipo a lo largo de estos años y a nuestros clientes y amigos que han pasado por este Cruce de Caminos que es Ambivium. 

¡Lo mejor está por llegar!